Cuba y sus reflejos



   La Antropología moderna aún desconoce, que uno de los campos de estudio más interesantes del hombre contemporáneo está en una isla del Caribe.
   El artículo que acaba de publicar AFP sobre los desvelos de Fidel Castro en su retiro monárquico, contienen, a flor de piel, algunas de las causas que han llevado a la nación cubana al deterioro moral y social que padece hoy, acrecentando de manera pérfida, los ya acumulados desperfectos antropológicos originados por no se qué fuerza telúrica que habita la isla.  La crueldad cínica y malintencionada del discurso, revela los estertóres de un régimen que anhela llevarse a la isla hasta las profundidades del mar Caribe.


Fidel Castro estudia cultivos para mejorar economía y salud en Cuba
(AFP) hace dos horas. LA HABANA — El líder cubano Fidel Castro estudia una serie de cultivos que pueden mejorar la economía y la salud en su país, según contó a un grupo de estudiantes con los que habló telefónicamente, informó este domingo la prensa local.
"En estos días he estado reuniendo información sobre cultivos de gran valor económico, que pueden influir en los niveles de alimentación y de salud de nuestro pueblo", dijo Castro a estudiantes de periodismo con los que se comunicó dos veces el 9 y el 10 de octubre, sin especificar a cuales cultivos se refiere.
Castro, de 85 años, seis de ellos alejado del poder por una grave crisis de salud, dedica su tiempo a escribir artículos de prensa sobre problemas globales o internacionales, libros de historia de su revolución y recibir visitas de personalidades internacionales.
El grupo de estudiantes publicó el 9 de octubre en el diario Juventud Rebelde el reportaje "Extraña desconexión", sobre las problemáticas asociadas al uso de las nuevas tecnologías en las universidades, lo que motivó la llamada de Castro a los integrantes del grupo.
"Me pareció muy bueno, muy crítico, sobre todo porque son capaces de criticarse a ustedes mismos, los estudiantes", les dijo Castro según el artículo publicado este domingo por el mismo grupo.
Según narra una integrante del grupo, Fidel Castro le dijo que lamentablemente el estado de muchos centros de Educación Superior no es el mejor, "por eso yo quiero que tú me cuentes cuál es la situación, quiero escucharte, y que me digas cómo ves las cosas desde tu posición de estudiante".
El líder cubano se quejó también de la insuficiente información internacional que publica la prensa cubana y sobre los problemas de la producción agroalimentaria local.
"La gente no puede vivir sin saber lo que está pasando en el mundo. ¿Tú crees que es posible vivir tranquilo sin saber de los desastres que están ocurriendo por todo el planeta: la guerra en Libia, las grandes huelgas? Y no tenemos ningún espacio en televisión que se dedique a hablar de estas cosas", les dijo Castro a los estudiantes.












La falta de humildad, la autosuficiencia desenfrenada, el choteo generalizado, la intolerancia frenética, y el desapego a la moralidad y costumbres decantadas por siglos de convivencia humana, darán al traste con la nacionalidad de un pueblo resquebrajado en su identidad primordial: la familia.
Pero lo más triste de todo, incluyo toda la frecuencia en que se desplaza la sociedad -desde el hombre de la calle, el político, hasta el artista y el intelectual-, es que accionan y reaccionan a través de un mecanismo que se estanca en la superficie de la razón y el pensamiento, y rejuega en una emocionalidad superflua que penetra, sin ellos percartarse, por entre los intersticios del delicado tejido nacional, acumulado en  dos siglos de construcción identitaria.
El ser cubano desconoce, aún más que ayer, a la Crítica, ese importante método del pensamiento que dio paso al hombre moderno, y lo más triste de todo es que ni siquiera lo sabe.




Entradas populares de este blog

Héroes contemporáneos

Extensiones territoriales