Para reconocer alimañas

Más allá de la justa defensa del brillante filósofo chileno Fernando Mires al escritor peruano Mario Vargas Llosa, en artículo publicado en su blog a principios de mayo del presente año y en respuesta al ataque por la invitación a la tribuna inaugural de la Feria del Libro Buenos Aires 2011, hay un análisis de la intelectualidad latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX, muy ajustada a la historia. Una disección socio-política acerca de los "hombres pensantes" que refugiaron en La Habana de los Castros, sus incapacidades intelectuales, su corta visión histórica o su amañada y/o pérfida ocupación oportunista vital.

 Leyendo las definiciones sobre los escritores argentinos que atacaron al Nobel peruano, podemos llevar a cualquier tiempo y espacio -para su ubicación y reconocimiento- las claves definitorias de tales alimañas.

En las mareas humanas que azotaron la isla de Cuba en los últimos cincuenta años, nadaron hacia ella y al conjuro de los llamados legitimantes gubernamentales a corneta batiente, semejantes ejemplares.    
Algunos -no pocos por desgracia- siguen recalando en nuestras costas. Como las "recalas colombianas" que aún siguen llegando a la isla caribeña... from time to time en éste XXI, para acompañar a sus congéneres isleños que dicho sea de paso, van agotando su existencia en la medida que hace aguas el barco.

Los que -como Mario Vargas Llosa- arribaron obnubilados por los cantos de sirena fundacionales, su sentido de la ética los hizo estremecerse ante las primeras señales dictatoriales -muy claras y concisas en la "ofensiva revolucionaria del 68"- y se bajaron instantáneamente del carro.

En paz descansen todos y cada uno de todos. Por todos, para todos y por el bien de todos.


Lexington, sept 12



Entradas populares de este blog

Héroes contemporáneos

Extensiones territoriales