Atrezoespacios

Las pasiones,

exaltadas en oropeles zigzagueantes

rebotaban contra un muro cuajado de esquirlas,

llenando de hazañas una tierra repleta de entusiasmo.



Estrangulada la moderación en un intenso frenesí,

la desilusión corporizó en el sacrificio de la traición.



Se echaron a la mar en grupos

soltaron sus alas otros

y los más cansados,

depositaron su obligado cuerpo

en la horizontalidad de la expectativa.



El entusiasmo,

pulsado por la inmediatez del reconocimiento

se acomodó en la sutileza del terror,

acampó,

estiró su hamaca

y tensó un futuro de inciertos espacios

tal vez,

al sosiego de una espera donde todos los cuerpos…

TODOS,

se divisen entre si.





Lynchburg, diciembre 6 de 2009

Entradas populares de este blog

Héroes contemporáneos

Extensiones territoriales