Un punto rojo y la probabilidad de la trascendencia


Mas allá del pensamiento
-estante de pasado y vitrina de futuro-
está ese punto rojo.

Rojo en punto en que buscamos la línea,
-esa línea imprecisa que intentamos pretender-
abrocharla del presente
esquivarla del pasado
y asirla para el mañana.

Y ella misma se desdibuja en momentos
-espacios intrascendentes de tiempos inconmensurables-
y nos recuerda,
a olvidadizos en presente
que mañana también,
seremos pasado.

Un punto rojo y naranja,
amarillo y blanco
y mas allá transparente
para confluir en la nada.

Porque eso somos...
un todo de la nada
que regresa y parte una vez más.












Entradas populares de este blog

Héroes contemporáneos

Extensiones territoriales