Ni flores a los muertos





Las políticas del sistema cubano presentan fallas cada vez más visibles. El estado de tensión a que está y será sometido el pueblo cubano en el futuro inmediato puede gravitar hacia un desenlace de consecuencias fatales. Todo dependerá de donde y cuando se tiren las anclas de la nave. Mientras, la estructura se resiente y se hacen más visibles los travestis.

¿Quiénes hundieron un inofensivo remolcador repleto de seres humanos con tanto ensañamiento?

Relatos de sobrevivientes han dejado constancia de la participación de fuerzas conjuntas -trabajadores enardecidos, miembros de las patrullas guardafronteras y la policía nacional revolucionaria- en cuatro barcos propiedad del gobierno cubano.

El pasado 13 de julio al cumplirse quince años del fatal suceso, un grupo de trabajadores
-asociados de forma independiente- fueron al mar a lanzar flores para recordar a las víctimas. Un sencillo acto humano ante la injusticia de la muerte, fue el detonante. La policía política travesti se encargó del resto.

En Cuba echar flores al mar en memoria de alguien incómodo para el sistema, puede resultar en una alerta muy severa.
Lo más difícil y aberrante de todo es que ya va medio siglo y maroma y nadie sabe hasta donde se extenderá la maroma.

A luces vistas... se está contrayendo al pasado.

Se convertirá la isla en el primer neo-reinado del siglo XXI y ante los ojos de todos?

O podremos tirarle rosas rojas al mar todos los años sin ellos detrás?


http://cubaarchive.org/home/images/stories/truth%20and%20memory/remolcador_13_de_marzo_informe.doc

http://www.cubasindical.org/news/infopress/y09/07140901.htm

http://www.cubasindical.org

http://www.cubastudygroup.org/index.cfm?&IsSpanish=1

http://www.cubaencuentro.com/es/cultura/noticias/un-documental

http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/noticias/sindicalistas


La punta de lanza del gobierno cubano contra los que alzan su voz, o sus manos, o su pluma o su imagen, es la misma que nos muestra la Historia; la policía política.
El caso cubano es muy atípico. Ha exprimido el pasado logrando crear -en cincuenta años- uno de los sistemas represivos más sutiles conocidos en la historia de la humanidad. Todo se sabe, pero nadie dice nada. Todo está, pero nunca aparece. Parece que es, pero no existe. Pudo ser y así es.
La estructura que sustenta a la sociedad cubana en el último medio siglo apenas ha sufrido variaciones perceptibles en todo ese tiempo. Hasta hoy, todos los augures -dentro y fuera de Cuba- se han equivocado sobre la salud del sistema, su extensión en el tiempo y sus pompas fúnebres. La clave... la policía política travesti del sistema.
Esa policía política travesti -donde los trabajadores ejemplares se transforman en batallones de la dignidad y hacen del obrero un represor dirigido, donde el vecino más cercano puede ser tu delator convirtiendo las relaciones vecinales en un verdadero campo de batalla, donde el compañero contiguo a tu buró puede ser el del aparato, o en la escuela, donde se dan los primeros pasos en tan difícil y delicada profesión, ha sido la base de los cimientos que ha mantenido la estructura por algo más de medio siglo.

El 13 de julio de 1994, antecediendo al Maleconazo del 5 de agosto -que luego
desató la tercera gran oleada... los Balseros- el remolcador 13 de Marzo(1) con decenas de hombres, mujeres y niños de todas las edades, fue hundido a pocas millas de la Bahía de La Habana.

Entradas populares de este blog

Héroes contemporáneos

Extensiones territoriales