Los poderes y una isla





Cuando comenzar a gritar a todo pulmón y en todo el mundo!!!
...que los poderes circunstanciales que han rodeado a esa isla en sus últimos cincuenta años son culpables -de una u otra manera- de la miseria humana a que se ha visto arrastrada, incluida nuestra falta de unidad.

La economía cubana es una de las más desastrosas del planeta, con mucho futuro de convertirse en la peor ante los dificiles retos que tiene la humanidad hoy.

Primero se atiende la casa y cuando estamos satisfechos de dignidad familiar, ayudar al vecino si está en aprietos. Reza -o me inventé ahora mismo al compás de la lógica más elemental- un concepto popular con tradición secular de civilización.


El sistema aberrante de gobierno impuesto -a como dé lugar- por Fidel Castro,s Inc., los gobiernos de los Estados Unidos de América en el mismo período, la estructural sovietización que "La Gran Madre Patria" le impuso al soberbio e imberbe dictador anterior... por no tener donde agarrarse.

A la estúpida, interesada y necesitada -de reconocimiento, de resguardar mediocridades, de adorar mesianismos, de ingenuidad patética y de algunos nobles impulsos humanos- intelectualidad rebelde del siglo XX. A la inmensa mayoría de los "hermanos latinoamericanos", con intensidad para México. A España que al parecer aún persiste en su provervial... más se perdió en Cuba tío... debemos y tenemos que gritarle a todo pulmón y de y por cualquier vía, geografía y soporte. HASTA CUANDO SEÑORES!!!


En ese elenco hay materia histórica para varias décadas.
Que se vayan preparando intelectuales, artistas y comediantes populares.


Pero también encontrarán algo que muy pocos han denunciado y que se ha acumulado en el alma, el corazón y la mente de todos los cubanos... la ansiedad del mito en un constante grito cotidiano.
La apatía social que sostiene al sistema, en una buena parte, es consecuencia de la estructura de éste. El individuo alterado por la imposición de la vida social sobre la personal, con la desventaja respecto a la mayoría de los países pobres, de tener una sociedad virtual frente a una realidad diaria.
Interlocutores mudos, ciegos y sordos, que agitan banderas, hacen como que aplauden, se convierten en intolerantes impulsivos agresivos, hablan con máscaras extrañas y se visten de uniformes en su vida virtual, mientras que en su reducida vida personal y familiar, explota en diferentes gritos que cubren un abanico amplio en los estudios de la mente.
Su constante... el E-e-stado alterado.
En los países del mundo con sociedades que basan su desarrollo integral en el mercado y sus leyes, los individuos manejan su vida privada en interrelación con una sociedad real, por mucho que intenten los magos de la publicidad y los medios masivos, por desvirtuar esa relación.
Para empezar, los individuos -en su gran mayoría- no viven en estados alterados contínuos.
La bulla, transculturada in(c) en varias generaciones de choteo masificado, se ha apegado a la tradición de manera muy alarmante en la Cuba que arranca el XXI. Hasta el exilio llegan esos estados alterados y cuesta sangre, sudor y lágrimas, desprenderse de sacos tan pesados.

Las normas de convivencia en casi todos los espacios habitables de éste mundo, ayudan sobremanera a los cubanos a encontrar una estación de desembarque. Los golpes a veces son duros, pero ayudan a enderezar las dobleces morales y éticas que emigran junto al cubano.
En la isla no hay un límite claro entre lo privado y lo público y se transgrede constatemente sus límites. No sólo en la relación gobierno-ciudadano. Se da igualmente entre individuo-individuo y sociedad-individuo. La familia se desmorona hasta límites de corrupción intrafamiliar de primer orden. Velar con intuición felina la descendencia es esencia del homo sapiens. Alli se trastoca.

La presión acumulada puede explotar en el momento menos esperado. Si estalla, nuevamente perderá el pueblo. No hay justificación moral ni ética ante la muerte de un sólo cubano.

Las cifras anunciadas por las partes en conflicto suman más que cualquier guerra mediana de nuestros tiempos.
A la vista y luego de los acontecimientos del último año, se vislumbra una acumulación de presión que aumenta la posibilidad anterior. Menos individuos saliendo de Cuba al cerrarse México, menos balseros a la mar ante el aumento de la seguridad fronteriza norteamericana, menos visas para Europa ante el repliegue de las leyes migratorias de la UE, aumento del descontento interno al empeorar la situación económica y el estallido, en cualquier pueblo o ciudad importante de la violencia e incluso, de una guerra civil.
Estamos avocados a la catastrofe y el pueblo, la nacion, la isla, la familia... serán nuevamente los perdedores .




Entradas populares de este blog

Héroes contemporáneos

Extensiones territoriales